Hasta ahí todo marchaba bien para Elizabeth Mosquera, pues la clienta le había escrito un mensaje por WhatsApp en el que le hacía saber que las uñas de su hermana “quedaron divinas”, y que por eso ella también quería hacerse algo similar en su manos, según se lee en una captura de pantalla que publicó el exfutbolista René Higuita.

“Quiero las mismas, pero más largas”, le dijo la clienta, que, además, le pidió que tomara un taxi y que ella se lo pagaba cuando llegara a la casa.

Pero algo pasó. Y, de acuerdo con la conversación, la manicurista le escribió a la mujer para decirle que ya había llegado y que le estaba “tocando hace rato” la puerta.

“Elizabeth, pero es que yo pensé que usted era blanca. Con esos trabajos tan lindos, me equivoqué. Yo no permito que negros entren a mi casa”, fue la respuesta que le dio la clienta, según la denuncia.

La joven quedó impactada con el mensaje de su clienta y por eso decidió hacer público el caso, y una vez Higuita lo compartió en redes hubo indignación por lo que se considera fue un acto de racismo contra una joven madre que solo busca subsistir con su trabajo de manicurista.

Pero también hubo personas que pusieron en duda la denuncia de Mosquera al notar que, en el pantallazo, su celular aparece sin simcard pero conectado a una red Wifi, y por eso la joven decidió aclarar esto ya que varios tuiteros insinuaron que podría tratarse de una “estrategia” de publicidad para darse a conocer.

Lo cierto es que a la joven le llovieron mensajes de apoyo en redes y seguidores que le han preguntado por su trabajo, pues el hecho de que su clienta hubiera ‘sacado las uñas’ con este acto discriminatorio en Medellín fue la ventana por la que ahora todos conocen su destacada labor.