Es decir, desde el primero de junio, plazoletas de comidas de centros comerciales, restaurantes, bares y discotecas podrán abrir en Neiva, informó La Nación, de Huila.

El alcalde aseguró, en declaraciones difundidas por Blu Radio, que los “bares podrán funcionar en campo abiertos y en terrazas, lo mismo que las discotecas”. Además deben tener un distanciamiento entre las mesas y no pueden sobrepasar el 40 % de la capacidad.

“Si quieren bailar, solo lo podrán hacer en su cuadrante de dos metros cuadrados”, manifestó el funcionario.

La medida, de acuerdo con el diario regional, hace parte de la reactivación de la economía local que empezará el primero de junio con la nueva etapa del “aislamiento inteligente” anunciado por el Gobierno.

“Me parece bien que el señor presidente haya tomado la decisión de que, en cada territorio, cada alcalde o gobernador pueda tomar medidas de acuerdo a lo que se esté viviendo, a las necesidades, a las cifras de la pandemia”, declaró el alcalde citado por el rotativo.

La autorización de reapertura también es para peluquerías y algunos hoteles, que tienen que cumplir protocolos de bioseguridad, reportó el periódico.

Lo cierto es que la decisión parece arriesgada teniendo en cuenta los múltiples casos de desobediencia civil que hay a diario. Eso, sin contar que, según el Gobierno, en junio se dará el pico de contagios.

Otras ciudades han adoptado medidas similares, aunque menos drásticas.

Medellín, por ejemplo, anunció la reapertura de “grandes centros comerciales”, apenas inicie el próximo mes.