El asesinato de Yuliana Samboní ocurrió el 4 de diciembre de 2016 en un apartamento del norte de Bogotá, y a un día de que se cumplan 4 años la pregunta que sigue rondando es qué pasó con la familia de la niña y con todas las promesas de una indemnización.

Varios medios recuerdan que ese trámite estaba en el aire ya que hasta finales de 2019 no se había iniciado un proceso para buscar la reparación económica de los Samboní Muñoz, y en febrero de este año la Agencia de Periodismo Investigativo (API) entrevistó al padre de la menor para preguntarle si había recibido todas esas ayudas que le prometieron el Gobierno y las autoridades competentes.

“Hubo muchas cosas que, legalmente, no fueron ciertas”, aseguró a ese medio Juvencio Samboní, y habló de que “un señor indígena” prometió que les regalaría un lote en Popayán, y que aunque estuvieron en el predio y varios medios de comunicación los grabaron allí, “al final eso no se dio”.

“Lo otro, cuando hubo la condena del señor Rafael Uribe Noguera, se decía en medios que iban a indemnizar y que el señor tenía que pagar una multa como de 800 o 1.000 millones de pesos, y que eso iba a ser para la familia. Eso tampoco fue verdad, porque era una multa que cobran para el Estado y no para nosotros”, aclaró.

Debido a esta información, Juvencio Samboní contó a la API que le fue difícil conseguir un trabajo ya que varias personas en Cauca creyeron que “eso era cierto y que nos habían pagado todo eso de indemnización”.

Lo que sí es verdad, según el padre, es que recibieron de apoyo el transporte desde la vereda en donde viven hasta Popayán, en Cauca, y que el Ministerio de Agricultura les “regaló 30 gallinas”, 200 ladrillos y unos bultos de cemento para que construyeran un corral y metieran allí a los animales.

Precisamente esas gallinas se pasearon por el lado de Juvencio cuando lo estaban entrevistando, como queriendo mostrar que fue lo único que les dieron por el cruel asesinato de su hija a manos de un hombre que se decía ser profesional e hijo de una prestigiosa familia.

Gallinas que le dieron a familia Samboní por muerte de Yuliana / captura de video API
Gallinas que le dieron a familia Samboní por muerte de Yuliana / captura de video API

Los 12 beneficios que tramitaba Rafael Uribe Noguera, en cárcel donde paga condena por crimen de Yuliana

Casi al mismo tiempo que la familia Samboní contaba su drama, el confeso asesino de Yuliana Samboní, Rafael Uribe Noguera, celebraba que la justicia le rebajara varios meses de la condena de 58 años por su “buen comportamiento” y horas de trabajo en prisión, y al mismo tiempo tramitaba 12 beneficios ante un juez.

Seguridad, “posibilidad de descuentos adicionales”, visita del juez de garantías una vez al mes, “colchón ortopédico” y hasta ventiladores y pintura para su celda, fueron algunas de las peticiones que hizo Uribe Noguera desde su sitio de reclusión, según informó la API.

En la actualidad, el confeso asesino de la niña está en el denominado ‘pabellón del horror’ en la cárcel de máxima seguridad ‘La Tramacúa’, en Valledupar, y El Tiempo informó que allí pasa los días “haciendo planos, maquetas y manualidades” para rebajar parte de la condena.

Este video de la API contiene la entrevista completa a Juvencio Samboní, en donde cuenta, también, lo difícil que ha sido tratar de reponerse de esta pérdida.