Las confidencias que cuenta el experto evitan acabar el juicio político del Senado más pronto sin llamar a nuevos testigos.

Trump atacó a Bolton, a quien despidió en septiembre, al señalar que el exasesor le “rogó” tener ese trabajo pero que había mostrado “muchos más errores de juicio” en su desempeño.

“Fue despedido porque, francamente, si lo hubiera escuchado, ya estaríamos en la Sexta Guerra Mundial, y sale e INMEDIATAMENTE escribe un libro desagradable y falso. Todo clasificado de Seguridad Nacional”, tuiteó el mandatario.

Poco después, la Casa Blanca respaldó las diatribas de Trump en Twitter y dijo que el manuscrito, que se titula ‘The Room Where it Happened’ (‘La habitación donde sucedió’), no puede ser publicado tal cual fue presentado debido a que contiene información clasificada, tras ser sometido a un proceso de revisión que se aplica a cualquier empleado de la sede del Poder Ejecutivo que escriba un libro.

El texto de Bolton, conocido por sus posiciones beligerantes, socava una de las principales líneas de defensa de Trump en el juicio político, tras ser acusado por la Cámara de Representantes de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas afirman que Trump congeló ayuda militar a Ucrania durante dos meses en julio para presionar al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, a iniciar una investigación sobre Joe Biden —su posible rival en los comicios presidenciales de noviembre— y su hijo Hunter, involucrando así ilícitamente a una nación extranjera en la política electoral estadounidense.

Según trascendidos de prensa, Bolton detalla en su libro que el presidente quería congelar la ayuda militar a Ucrania hasta que Kiev abriera esa pesquisa.

La divulgación de contenidos del borrador por el diario The New York Times en la noche del domingo tuvo el efecto de una bomba, pues aluden al corazón de la acusación contra el presidente.

También fortaleció a los demócratas, que desde hace semanas piden convocar a Bolton y a altos funcionarios de la Casa Blanca como testigos en el juicio, algo a lo que Trump y sus partidarios se oponen enérgicamente.

Bolton dijo estar preparado para testificar si el Senado emite una citación.