De acuerdo con el diario Los Angeles Times, el brutal ataque por parte de Watson ocurrió la semana pasada y en aquel momento, David Bobb, de 48 años, murió en camino al hospital.

Por su parte, Graham De Luis-Conti, de 62 años, sí logró llegar con vida al centro asistencial a pesar de las brutales heridas en la cabeza causadas con el bastón. Sin embargo, según comunicó el Departamento Correccional de California, Conti un pudo recuperarse y falleció este miércoles.

Tanto Bobb como Conti estaban condenados a cadena perpetua por el delito de agresión sexual agravada de un niño menor de 14 años, según los registros de la prisión, citados por el medio californiano.

Watson, por su parte, lleva 10 en la cárcel por los cargos de asesinato en primer grado y descarga de un arma de fuego que causó grandes lesiones corporales o la muerte. En su momento, el condado de Humboldt lo condeno a pena de muerte, recuerda el mismo rotativo.

La prisión estatal de Corcoran aloja a más de 5.400 reclusos y se especializa en tratamiento por abuso de sustancias, finaliza Los Angeles Times.