La amenaza de una guerra nuclear y la crisis climática fueron los principales factores por los que los expertos del Boletín de los Científicos Atómicos, encargados de manejar las manecillas del reloj, decidieran que el minutero se encuentre ahora a solo 100 segundos de la medianoche, que representa el “juicio final” (“Doomsday”, en inglés).

Desde 2018, la humanidad se encontraba a dos minutos de las 12, y este 23 de enero avanzó 20 segundos, por lo que la urgencia es aún más perentoria, advirtieron hoy los científicos en una rueda de prensa en Washington.

Por primera vez, la distancia es tan corta que no se expresa en minutos, sino en segundos: “Ahora estamos expresando lo cerca que está el mundo de la catástrofe en segundos, no en horas o en minutos. Es lo más cerca que hemos estado del fin. Encaramos ahora una verdadera emergencia, un estado de los asuntos globales realmente inaceptable que ha eliminado cualquier margen de error o retraso”, anunció la presidenta del Boletín, Rachel Bronson.

Es el peor momento desde su creación, superando su punto más bajo, al que llegó en 1953, durante una de las etapas más tensas de la Guerra Fría, cuando tanto soviéticos como estadounidenses realizaron sus primeras pruebas con armas termonucleares. Ese año, el reloj, creado en 1947, tras la Segunda Guerra Mundial, también estaba a solo 2 minutos del cataclismo. Desde entonces, solo en 2018 se volvió a acercar tanto, pero nunca había pasado de ahí.

“Son realmente malas noticias”, dijo Robert Rosner, astrofísico del grupo, que agregó que lo que advirtieron el pasado año “es ahora una realidad alarmante, puesto que las cosas no van a mejor”. Junto a él compareció el ex secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon, quien expresó su preocupación “ante el fracaso del multilateralismo para enfrentar esta amenaza“.

“Desde la retirada de EE.UU. del Acuerdo (del Clima) de París y del Acuerdo Nuclear con Irán, hasta el punto muerto en las conversaciones de desarme nuclear y la parálisis en el Consejo de Seguridad de la ONU, nuestros mecanismos de colaboración están siendo socavados cuando más los necesitamos“, agregó.

Desde 2007, el reloj ha comenzado a tener en cuenta el deterioro del planeta debido al calentamiento global y el cambio climático. Esta vez, los expertos lamentaron el fracaso de dos grandes cumbres dedicadas al clima, que no generaron los compromisos necesarios de los principales países contaminantes para revertir la curva de emisiones de gases de efecto invernadero. “Si la humanidad está empujando el clima hacia lo opuesto a una era de hielo, no tenemos ninguna razón para creer que este mundo siga siendo acogedor para la civilización humana“, dijo Sivan Kartha, del Stockholm Environmental Institute.

El reloj entró al nuevo milenio mostrando las 11:51 pm y desde entonces pocas veces ha dejado de adelantarse. En 1991, al final de la Guerra Fría, la aguja había retrocedido hasta 17 minutos antes de la medianoche, siendo el momento en que más se alejó de la medianoche.

“Hacemos un llamado a los líderes mundiales para mantener a la Humanidad lejos del precipicio”, dijo Mary Robinson, presidenta del grupo independiente The Elders y expresidenta de Irlanda. “Ha llegado el momento de unirnos y actuar”.