De acuerdo con el diario Clarín, alrededor de 50 vecinos del barrio Comercio se enfurecieron al enterarse de que Flores le había dado casa por cárcel al joven de 20 años, acusado de abusar sexualmente a 3 menores de edad. Aunque no se detalló la edad de las presuntas víctimas, “sí son pequeñas”.

El grupo de personas iracundas se enteró por redes sociales del hecho y primero salieron a protestar a la calle, pero cuando pasaban cerca de la casa del acusado, le prendieron fuego y también quemaron su moto, explica el mismo medio.

Anya Pucheta, fiscal del caso, había pedido a la jueza que mantuviera al joven encarcelado mientras llegaba la primera audiencia, pero Flores aprobó la solicitud del abogado defensor Carlos Del Mármol en la que pedía prisión domiciliaria, indica el rotativo argentino.

El jefe de la policía de Puerto Madryn, Alejandro Cid, relató los hechos a Clarín donde quemaron la casa del presunto violador: “Un grupo de vecinos, aproximadamente cincuenta personas, se congregó de manera voluntaria en su domicilio del barrio Comercio y generaron daños en la propiedad y en los bienes muebles; y en forma casi paralela el dueño de la casa estaba realizando una denuncia en la sede policial”.

Las pequeñas que habrían sido violadas hicieron su declaración en contra del joven en cámara Gesell y según los peritos y psicólogos de la fiscalía sus relatos fueron creíbles, finaliza el mismo diario.