“El hombre de 25 años puso una pistola y un cuchillo en el mostrador, alegando que acababa de matar a cinco personas“, precisó Walter Pupp, jefe de la Oficina de la Policía Criminal del Estado federado del Tirol, en una rueda de prensa televisada.

La policía halló los cuerpos sin vida de las cinco víctimas en la vivienda de la exnovia del joven, donde este, según habría relatado en el interrogatorio de las autoridades, se presentó en la madrugada, aparentemente con la intención de hablar con ella, pero su padre no lo dejó entrar.

El hombre regresó a su casa para buscar una pistola de su hermano y regresó con esta a la vivienda, donde cometió el múltiple crimen, matando primero al padre de la chica, de 19 años, cuando este le abrió la puerta.

Todas las víctimas fueron asesinadas por disparos. El presunto homicida, “conocido por ser una persona tranquila”, que no tenía antecedentes criminales y del que “no se podía esperar” un acto violento, “admite su culpa y se muestra arrepentido”, indicó Pupp.