De acuerdo con el portal local actu.fr, el joven irrumpió en varias casas del suburbio de Colomiers en Toulouse para hurtar y, además, dejaba rastros de saliva para que así las autoridades lo identificaran.

Cuando fue capturado, le aceptó a la policía en un interrogatorio que había escupido en todas las casas en las que había irrumpido con la “esperanza” de que verificaran su ADN. Además, en el juicio, celebrado el pasado 2 de septiembre, confesó en voz alta que quería volver a la cárcel para poder ver Canal +, detalla el mismo medio.

El canal premium de Canal + cuesta alrededor de 10 euros (unos 38 mil pesos colombianos) por suscripción y este delincuente francés prefirió la cárcel a la libertad, para poder ver películas porno sin que le cobren, explica el portal.

“Las personas que dicen que prefieren la cárcel a la calle son bastante comunes, pero esta es, probablemente, la primera vez que defiendo a un cliente que quiere ir a la cárcel para ver programas para adultos”, detalló su abogada Delphine Reynaud-Aymard, citada por actu.fr.

Un guardia de la prisión donde estuvo recluido el joven, al cual no identificaron con su nombre, dijo que muchos reos tienen el beneficio de ver canales para adultos gratis. Muchos de ellos hacen trabajos en la cárcel, como limpiar las áreas comunes, para acceder a este “privilegio”.

Reynaud-Aymard argumentó en la corte que su cliente sufre de problemas psiquiátricos, por lo que el juez decidió una evaluación psicológica antes de emitir su veredicto, finaliza actu.fr.