Bergan, de 37 años, quiso sorprender a su suegro y llegó a la vivienda, ubicada en Gulf Breeze, en la tarde de ese martes luego de volar más de 7.000 kilómetros, relata la cadena CNN.

Primero, golpeó la puerta de la casa fuertemente, pero Dennis, de 61, no quiso atender, debido a que se sintió inseguro. Más tarde, sobre las 11:30 p.m. de ese martes, el noruego volvió a la casa y esta vez golpeó fuertemente la puerta trasera y se escondió en unos arbustos, explica el mismo medio.

Cuando el americano, que bajó armado, abrió la puerta, Bergan saltó entre las matas para sorprenderlo, pero el sexagenario, pensando que era un ladrón, disparó, con la mala suerte de que la bala impactó en el corazón y lo mató al instante, detalla la cadena estadounidense.

Al darse cuenta de que a la persona que disparó era el esposo de su hija, Dennis llamó a una ambulancia, pero  ya no había nada que hacer.

El sheriff del condado de Santa Rosa, Bob Johnson, dijo en una rueda de prensa que Richard Dennis no enfrentará cargos porque se trató de un “horrible accidente. Cualquiera que sea religioso, debe orar por esta familia, no puedo imaginar por lo que está pasando”, cita por su parte la BBC.

“Nuestra investigación ha revelado que esto fue totalmente accidental. Fue un hecho realmente triste y no se justifican cargos en este caso…Realmente no se puede decir nada contra el señor Dennis por hacer lo que hizo”, añadió el sheriff Johnson.