Así lo establece un documento difundido este viernes, que lleva la firma de Donald Trump, informó AFP.

Así pues, los consulados estadounidenses solo podrán dar visados a los inmigrantes que puedan probar que “no impondrán una carga sustancial” al sistema de salud de Estados Unidos.

Según Trump, “los inmigrantes legales tienen tres veces más posibilidades de carecer de seguro médico que los ciudadanos estadounidenses”.

El documento agrega que los inmigrantes que entren al país no deben suponer más costos en los contribuyentes estadounidenses.

Esta medida entrará en vigor el 3 de noviembre.