Las autoridades mexicanas trabajan sin descanso para esclarecer el horrible caso de la pequeña Fátima, quien fue secuestrada y posteriormente hallada muerta en una bolsa de plástico en la Ciudad de México.

Además, la autopsia detectó que la menor también fue abusada sexualmente antes de que la mataran.

Por ello, publica el diario El Univesal, la policía vinculó al caso a Reyes Nájera, quien sería la pareja sentimental de Gladis Giovana Cruz Hernández, la mujer que la secuestró el pasado 11 de febrero a la salida de su colegio, antes de que su mamá llegara a recogerla.

Según los vecinos de la zona, Giovana Cruz conocía a la mamá de Fátima, hecho que las autoridades de la institución educativa confirman porque, según ellas, la niña reconoció a la mujer y por eso se la entregaron, detalla el mismo medio.

Es por esto que la policía y la fiscalía mexicana no descartan que el móvil del terrible crimen haya sido por venganza, basado en el testimonio de los vecinos, los cuales aseguraron que la mamá de Fátima y Giovana Cruz habían tenido problemas unas semanas atrás, señala El Universal.

En la noche de este martes, agentes de la policía de Ciudad de México allanaron la vivienda de la secuestradora, donde encontraron la ropa que usaba la mujer cuando se llevó a la niña y algunos cinchos de plástico con sangre.

Las autoridades ofrecen una recompensa de 2 millones de pesos mexicanos (107.642 dólares) a quien aporte información para localizar a la mujer, que tiene entre 42 y 45 años de edad, con una estatura de entre 1.55 y 1,60 metros.

Alrededor de 15.000 volantes con un retrato robot de la sospechosa fueron distribuidos en las estaciones del metro y en la comunidad de Tulyehualco para que las personas puedan brindar información sobre esta persona.