Estados Unidos, en cabeza de su presidente Donald Trump, sigue en la búsqueda de ponerles freno a los migrantes y luego de fijar más trabas a la entrega de su visado a las mujeres en estado de embarazo logró que la Corte Suprema de Justicia anulara el dictamen de un tribunal inferior que tenía bloqueada esta nueva política.

De acuerdo con Univisón, los turistas que van a solicitar la visa por primera vez o los que vayan a tramitar una extensión o cambio de estatus, deberán demostrar que no se convertirán en una carga pública. 

Esto quiere decir, en frías palabras, que los que tengan dinero no tendrán problemas con para obtener su visa de EE. UU. y los que no,seguramente se les negara.

De esta manera, la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), dependencia federal bajo el mando del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), podrá negar la solicitud de residencia legal permanente (green card) a los que piden por primera vez o quitar beneficios a los que ya la tienen, como la asistencia alimentaria y otras formas de bienestar público, explica el mismo medio.

El abogado latino José Guerrero, que trabaja en Miami, Florida, le dijo a Univisón que esta nueva regla “cambia todo” el proceso de petición de visa. 

Entre los 12 nuevos formularios esta el I-944 (declaración de autosuficiencia), con el que Estados Unidos recolecta información “detallada” de ingresos y bienes, lo que significa, explica Guerrero a ese canal, que el gobierno podrá acceder a los reportes de crédito de cualquier persona que solicite una visa o un cambio de estatus.

“La información que incluirá este formulario es tan extensa, que incluso el gobierno verificará el reporte de crédito de un extranjero o un ciudadano o residente que pide un beneficio migratorio cualquiera”, expresó el abogado.

Por último, José Guerrero advirtió que en caso de que le nieguen la visa o el cambio de estatus por ser una amenaza a la carga pública, “el castigo será de por vida”.