Sin embargo, la experiencia que vivirán no será la de siempre, pues una de las medidas que se implementará es la solicitar a los visitantes que no griten, según informa CNN en español.

De acuerdo con el medio, además de las medidas obvias del uso de tapaboca, desinfección más estricta, distanciamiento social y toma de temperatura, los parques “les piden [a los clientes] que eviten gritar, una petición difícil, dada la naturaleza salvaje de algunas de las atracciones del país”.

La seguridad se extiende a otras atracciones como las casas embrujadas, en donde la visita también será distinta, de acuerdo a lo que recoge Infobae, sobre las  directrices que emitió la Asociación de parques temáticos del este y oeste de Japón:

“Los fantasmas que acechan en las casas embrujadas deberían mantener una distancia saludable de sus ‘víctimas’ […] El personal del parque, incluidos los disfrazados de mascotas animales y superhéroes, tampoco debe estrechar la mano ni chocar con los cinco jóvenes fanáticos, sino mantener una distancia adecuada”, se lee en ese portal.

Los parques de este tipo están cerrados desde febrero y algunos como Tokio Disneyland y Universal Japan todavía no han fijado la fecha en que volverán a abrir sus puertas, contrario a los de Disney en Estados Unidos, por ejemplo, en donde la reapertura ya se planea para julio.