“La semana que viene empezaremos a hacerlo [vacunarse], ya tengo mi cita”, dijo el pontífice a la cadena Canale 5. “Hay que hacerlo”, insistió el argentino, para quien “hay un negacionismo suicida” que no consigue explicar.

En una entrevista para ese medio, el papa Francisco añadió que cree que “desde el punto de vista ético” todas las personas deberían vacunarse para que no pongan en peligro su salud y la de las otras personas.

Además, se devolvió hasta su infancia para poner un ejemplo e invitar a las personas a aceptar el avance de la medicina:

“Cuando yo era chico, me acuerdo de la epidemia de la poliomelitis, a causa de la cual muchos niños quedaron paralizados y todo el mundo esperaba ansiosamente una vacuna (…) Cuando llegó la vacuna la daban con azúcar”.

“Luego crecimos a la sombra de las vacunas, contra el sarampión, contra esto, contra aquello… vacunas que se daban a los niños”, agregó en su anécdota y cerró su intervención del tema con una pregunta:

“No sé porqué algunos dicen: ‘No, la vacuna es peligrosa’, pero si los médicos la presentan como algo que puede ser bueno, que no presenta riesgos particulares, por qué no hacerlo“.