“Estamos trabajando con varios gobiernos en todo el mundo para asegurarnos que la vacuna sea accesible, independiente de la capacidad de pago. Tendrá precio de pandemia”, aseguró Stephane Bancel, ejecutivo de la compañía norteamericana.

El funcionario, adicionalmente, enfatizo que el costo del antídoto contra la enfermedad respiratoria será menor para aquellos países que soliciten grandes volúmenes y cantidades de dosis.

El anunció de Moderna se dio en la presentación de los resultados del segundo trimestre del año, en los que la empresa multiplicó sus ingresos y consiguió una cifra récord de 66,4 millones de dólares, eso permitió recortar la pérdida neta en un 13 %.

A finales de julio, Moderna había recibido 400 millones de dólares en depósitos para proveer la vacuna (mRNA-1273). Además, el gobierno estadounidense desembolsó más de 900 millones de dólares, para potenciar el desarrollo de esta.

La compañía farmacéutica está trabajando conjuntamente con los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en la elaboración de la mRNA.1273, que utiliza tecnología de ARN mensajero y ha mostrado resultados prometedores en las primeras pruebas con humanos.

La vacuna de Moderna –que se negó a venderla a precio de costo– será una de las más caras en el mercado mundial, en comparación a los precios que han anunciado otras compañías como AstraZeneca y Pfizer, que distribuirán sus antídotos contra el COVID-19 a 3 y 20 dólares, respectivamente.