Al parecer, el joven se estaba vengando por haber sido abusado sexualmente por el sacerdote, que ya había sido acusado de violar a por lo menos 4 niños, incluidos Alexandre y su padre, entre los años 1960 y 2000, informó Franceinfo.

El portal añadió que debido a las denuncias de pedofilia, el cura fue trasladado en 1967 de la diócesis de Clermont a la de Saint-Andre-Farivillers, y luego, a la comuna francesa de Agnetz.

Le Parisien señaló que las autoridades encontraron el cadáver del sacerdote el pasado 4 de noviembre con el crucifijo enterrado en su garganta. Al asesino lo capturaron ese mismo día y luego lo trasladaron a una clínica psiquiátrica, indicó el mismo medio.

El periódico agregó que la historia de este homicidio se conoció hace poco, luego de que Alexandre V. fuera acusado “de homicidio agravado y actos de tortura y barbarie”.

De acuerdo con ambos medios, el asesino manifestó que no recordaba el asesinato.