Entre los puntos vetados figuran los que obligaban al gobierno de ese país a garantizarles a los indígenas el “acceso universal al agua potable” y la “distribución gratuita de materiales de higiene y limpieza”.

Jair Bolsonaro, que fue diagnosticado con la enfermedad respiratoria este martes, también anuló el artículo que permitía a los pueblos originarios tener acceso a la oferta de emergencia de camas hospitalarias y de cuidados intensivos, así como la adquisición de ventiladores artificiales y máquinas de oxigenación sanguínea.

Fueron desaprobados, igualmente, los puntos que preveían la liberación de recursos extras destinados a la salud indígena. Asimismo, el mandatario rechazó la elaboración y distribución de materiales informativos sobre los síntomas del coronavirus en las aldeas de todo el país.

Los vetos a estos artículos obedecen, según Bolsonaro, a razones de “inconstitucionalidad”, ya que creaban “gastos obligatorios” para el gobierno sin demostrar cuál sería su “impacto presupuestario y financiero”.

Después de las determinaciones del mandatario brasileño, el proyecto de ley tendrá que regresar al congreso del gigante suramericano, que deberá decidir si acoge o derriba los las anulaciones presidenciales.

De acuerdo con los datos de la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), en las comunidades originarias de ese país se han registrado 445 muertes asociadas al virus y 12.000 casos de contagio confirmados.