“¡Ustedes, TV Globo, todo el tiempo hacen un infierno mi vida, mierda! (..) Ahora quieren vincularme a la muerte de Marielle, ¡infames, canallas! No va a funcionar, no tengo motivo para matar a nadie en Río de Janeiro“, gritó el mandatario en una transmisión en vivo en Twitter, que grabó casi a las 4 de la mañana del miércoles en Arabia Saudita, donde concluye una gira por Asia y Medio Oriente.

En el video, de casi 24 minutos y que describe la agencia AFP, Bolsonaro manotea, se pone los lentes, los tira, grita y trata de recuperar la calma cuando se le corta el habla.

En base a una filtración, el Jornal Nacional (JN) de TV Globo reportó que un sospechoso de la muerte de Marielle Franco, en 2018, visitó el 14 de marzo de ese año, horas antes del asesinato, el condominio de Río donde vivía Bolsonaro, diciendo que visitaría al entonces diputado y precandidato presidencial.

El informe cita el testimonio de un portero del complejo, que afirmó igualmente que siguió por cámara al vehículo, que se dirigió en realidad a la casa de otro residente, el expolicía Ronnie Lessa, acusado de ser el autor de los disparos que mataron a Franco y a su chofer Anderson Gomes.

Según el JN, el portero dijo que fue “el señor Jair” quien autorizó el ingreso, aunque eso no sería posible porque, indica el informe, existen registros de que Bolsonaro estaba ese día en la Cámara de Diputados en Brasilia, como él mismo recordó en su video.

Marielle Franco, una concejal negra que se destacaba por su defensa de las minorías sexuales y las denuncias contra la violencia policial en las favelas, fue acribillada esa misma noche en el centro de Río.

La investigación del caso Marielle está en manos de la justicia de ese estado, pero según Globo la mera mención del nombre del jefe de Estado debería determinar la transferencia del expediente a la órbita del Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema).

Por eso, Bolsonaro afirmó que Globo practica un “periodismo podrido” y “sin escrúpulos” con el presunto fin de sacarlo del poder.

TV Globo respondió en un comunicado leído por una de sus principales reporteras que “no comete vilezas ni canalladas”, y lamentó que “el presidente revele desconocer la misión del periodismo de calidad y use términos injustos para insultar a aquellos que no hacen otra cosa que informar con precisión al público brasileño”, cita AFP.

Este video resume, en parte, el caso de Marielle y la furia del presidente Bolsonaro.