El caso se descubrió luego de que los padres de Patrick informaran a la policía que desde hace días no sabían nada de su hijo y su novia —Cheryl Schriefer, de 59 años—, indicó The Washington Post.

Ese periódico añadió que varios oficiales se dirigieron a la casa de la pareja, donde hallaron los cuerpos sin vida de Patrick y Cheryl; estos se encontraban en habitaciones diferentes.

El mismo diario reportó que los policías también encontraron un revólver con dos casquillos gastados y 3 balas al lado del cadáver de Patrick, quien estuvo con Cheryl durante 8 años.

En un comunicado, la policía del condado de Will señaló que, tras una verificación, se comprobó que nunca hubo antecedentes de violencia doméstica, de ahí que las autoridades contactaran a los familiares de la pareja para esclarecer lo sucedido.

De acuerdo con la misiva, fue así como la policía supo que Patrick temía que Cheryl y él tuvieran coronavirus, algo que finalmente se descartó después de la muerte de la pareja.

No es la primera vez que se registra un caso como este desde que empezó la crisis por el COVID-19. Hace 3 días, por ejemplo, se conoció la historia de un enfermero que estranguló a su novia médica porque creyó que le había “pegado” la enfermedad. La policía lo arrestó.