De acuerdo con algunos analistas políticos, el detonante que causaría un conflicto bélico entre el gigante asiático y el país norteamericano sería un “accidente” en el mar de la China Meridional, indicó The South China Morning Post.

El impreso, igualmente, aseguró que actualmente la armada estadounidense domina gran parte de esa zona marítima debido a sus bases en Japón, Filipinas y Guam, mientras que China ha construido ahí en los últimos años varias islas artificiales.

“En ese lugar han presentado colisiones, intimidaciones y un empeoramiento de la relaciones. Ni Pekín ni Washington optarán por una guerra, pero estoy preocupado de que puedan meterse en una disputa por accidente”, afirmó Michael Auslin, investigador de la Universidad Stanford de California, en este mismo medio.

Aunque no ha pasado nada grave hasta el momento, el rotativo aseguró que Estados Unidos realiza constantemente ejercicios militares en el mar de la China Meridional, apelando a la libertad de navegación.

David Ochmanek, exfuncionario del Departamento de Defensa de EE.UU., manifestó en el impreso que no es conveniente para el país norteamericano entrar en un enfrentamiento directo con la nación asiática.

“A medida que avanzamos en el tiempo y comenzamos a mirar el balance en 2020, 2025 y 2030, encontramos victorias claras para China”, enfatizó el investigador estadounidense.

The South China Morning Post finalmente recordó que Donald Trump manifestó el pasado 13 de julio que no iba a permitir que el gigante asiático manejara el mar de la China Meridional “como su imperio marítimo”.

Este miércoles, por otro lado, las autoridades de Estados Unidos anunciaron el cierre de la embajada de China en Houston (Texas). Debido a esto, Pekín prometió fuertes represalias en contra del país norteamericano.

“Instamos a que revoquen inmediatamente esta errónea decisión. De lo contrario, adoptáramos las respuestas que sean necesarias”, manifestó Wang Wenbin, ministerio chino de Relaciones Exteriores.

Las tensiones entre Washington y Beijing  han aumentado en los últimos meses producto de la intensa pelea comercial, las disputas en torno a la pandemia del COVID-19 y la nueva ley de seguridad nacional impuesta en Hong Kong,