De acuerdo con Wang Wenbin, ministerio chino de Relaciones Exteriores, la decisión del gobierno estadounidense es una clara “provocación política que viola gravemente el derecho internacional”, indicó Bloomberg.

“Condenamos enérgicamente este movimiento, tan escandaloso e injustificado que saboteará las relaciones entre ambas naciones. Instamos a Estados Unidos a que revoque inmediatamente su errónea decisión. De lo contrario, adoptáramos las respuestas necesarias”, manifestó Wenbin.

El diplomático, igualmente, aseguró que la orden del cierre del consulado en esa ciudad fue emitida unilateralmente por parte de las autoridades del gobierno de Donald Trump, agregó la agencia de noticias.

La embajada de China fue clausurada, según el departamento de Estado de EE. UU., para proteger la propiedad intelectual del país norteamericano y la información privada de todos los ciudadanos estadounidenses.

“La Convención de Viena dice que los diplomáticos deben ‘respetar las leyes y reglas de la nación anfitriona’ y ‘tienen la obligación de no interferir en sus asuntos internos “, afirmó Morgan Ortagus, vocero de la entidad.

Esta no es la primera vez que la administración Trump clausura una embajada, ya que en 2017 ordenó el cierre del consulado de Rusia en San Francisco debido a un altercado con Moscú, recordó Bloomberg.

“Este tipo de incidentes son muy raros. Ocurren principalmente cuando las relaciones entre dos países son realmente muy negativas”, manifestó en este mismo medio Li Mingjiang, profesor de la Universidad Tecnológica de Nanyang.

Las tensiones entre Washington y Pekín han aumentado en los últimos meses producto de la intensa guerra comercial, las disputas en torno a la pandemia del COVID-19 y la nueva ley de seguridad impuesta en Hong Kong.