Alfredo Ramírez, director de la Policía del condado de Miami-Dade, indicó a través de su cuenta de Twitter que este hecho se trató de un “acto cobarde y selectivo” de violencia armada. Asimismo, lamentó que los asesinos dispararon “indiscriminadamente contra la multitud”.

Pese a que no entregó mayores destalles, Ramírez indicó que doce de los heridos llegaron a los hospitales por sus propios medios, mientras que los restantes fueron trasladados por equipos médicos.

El funcionario, igualmente, señaló que una de las personas afectadas está en estado crítico. Al parecer, el tiroteo se produjo después de que un vehículo se detuvo en la salida del lugar donde se estaba llevando a cabo el concierto y tres hombres comenzaron a disparar contra la multitud.

Esta nueva balacera se produjo 24 horas después de que otro incidente de este tipo ocurriera el viernes en la noche en el turístico barrio de Wynwood, en el que falleció una persona y otras seis resultaron heridas.

La policía local, por otro lado, no ha confirmado hasta el momento la captura de ningún sospechoso. No obstante, puntualizó que los hechos están siendo investigados por las autoridades competentes.

Art Acevedo, director de la Policía de Miami, aseguró que los ataques con armas son una “epidemia de salud pública” en Estados Unidos y que la sociedad debe movilizarse para que no empeore la situación.