Esto sucede el mismo día del lanzamiento de una campaña de vacunación masiva en el país más enlutado del mundo por la pandemia.

La primera potencia económica mundial continúa registrando récords al superar regularmente los 200.000 nuevos casos por día y las 2.500, y en ocasiones 3.000, muertes cada 24 horas.

Mientras tanto, una enfermera de Nueva York se convirtió el lunes en la primera estadounidense en ser vacunada contra el covid-19 en el arranque de una campaña a la que se aferra con esperanza, mientras en Europa se aceleran los contagios.

El inicio de la vacunación llega seis días más tarde que en Reino Unido, primer país que autorizó el inmunizante de los laboratorios Pfizer/BioNTech.

Tras la inyección, la enfermera afirmó sonriente que se encontraba “bien” y “aliviada”, con una sensación muy similar a la de cualquier otro pinchazo.

La campaña de vacunación en Estados Unidos, que debe priorizar en primer término a los trabajadores sanitarios y las residencias de ancianos, arranca en momentos en que la pandemia golpea con fuerza al país, que no solo superó los 300.000 muertos sino los 16 millones de casos.

El objetivo de Estados Unidos es vacunar a unos 20 millones de personas antes que termine diciembre, y a 100 millones antes de que acabe marzo.

“Es la luz al final del túnel, pero es un túnel largo”, advirtió el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, recordando que se necesitarán “meses” antes de que una masa crítica de la población esté inmunizada.

El inmunólogo Anthony Fauci advirtió que pese a la vacunación hay que que seguir usando barbijo y respetar la distancia física durante los próximos meses.

Si “convencemos a la gente que se vacune (…) y obtenemos (inmunidad colectiva) al final de la primavera (boreal), principios del verano, entonces en otoño podemos tener un cierto grado de alivio (…) y alguna forma de normalidad” frente al coronavirus, dijo en MSNBC.

Por otro lado, la vacuna de Moderna también estaría próxima a recibir la aprobación de emergencia, según lo dio a conocer la FDA.