El diario The Washington Post dijo que serían más de 130 agentes los que están infectados por coronavirus o están en cuarentena debido al contacto con personas contagiadas.

El brote se produjo después de que numerosos agentes viajaran a actos de campaña con Trump, en los que altos funcionarios y la mayoría de los asistentes permanecieron sin tapabocas.

Sin embargo, también se habla de varios eventos en la Casa Blanca organizados por Trump en las últimas tres semanas, incluida una fiesta en la noche de las elecciones del 3 de noviembre, donde la mayoría de los presentes tampoco usaba mascarillas. Posteriormente, varios funcionarios gubernamentales informaron que habían dado positivo a pruebas de COVID-19, incluido el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows.

El diario The New York Times dijo que al menos 30 oficiales del Servicio Secreto habían dado positivo en las últimas semanas en un brote “sostenido”, y unos 60 fueron puestos en cuarentena.

Esta es la última de varias oleadas de infecciones que afectaron al servicio desde que la pandemia comenzó a azotar a Estados Unidos. Varios agentes se vieron obligados a colocarse en cuarentena tras un acto de Trump en Tulsa, Oklahoma, en junio. En julio, en una reunión en Tampa, Florida, otros oficiales dieron positivo al nuevo coronavirus, mientras que otro brote se registró en la academia de entrenamiento del servicio en Maryland.

El servicio secreto tiene alrededor de 7.000 empleados, incluidos los agentes uniformados que vigilan la Casa Blanca y los eventos presidenciales y los famosos guardaespaldas civiles vestidos con trajes que permanecen cerca del presidente, el vicepresidente, el presidente electo y otros, comprometiéndose a “recibir una bala” en su lugar.

Cuando se le preguntó sobre los informes, la portavoz del Servicio Secreto Julie McMurray dijo que no se dará a conocer ningún detalle sobre las infecciones por COVID-19 “por razones de privacidad y seguridad operativa“.

“La salud y la seguridad de nuestra fuerza laboral es primordial”, comentó. “Evaluamos continuamente los requisitos necesarios para operar durante la pandemia y nos aseguramos de estar preparados y con el personal completo para llevar a cabo nuestras misiones críticas de protección e investigación, ninguna de las cuales ha sido degradada por la pandemia”, dijo