Aunque los primeros grupos de riesgo podrían ser vacunados en algunos meses, la jefa de científicos del organismo enfatizó que es muy complicado que los posibles tratamientos médicos contra el COVID-19 estén disponibles masivamente antes de 2022.

“Muchos piensan que a principios del próximo año llegará una panacea [cura] que lo resuelva todo, pero no va a ser así. Hay un largo proceso de evaluación, licencias, fabricación y distribución”, advirtió.

Swaminathan, igualmente, señaló que la Organización Mundial de la Salud maneja como escenario más optimista que las primeras vacunas lleguen a los diversos países a mediados de 2021, momento en el que se deberá dar prioridad a los grupos de mayor riesgo.

En la selección de personas prioritarias, la experta india insistió en que “los trabajadores sanitarios deberían ser los primeros en recibirla”. Hasta entonces, recalcó que “la gente debe ser disciplinada” con las medias preventivas.

“Es la primera vez en la historia que necesitamos miles de millones de dosis de una vacuna”, concluyó la científica.

Con respecto a la suspensión temporal de los ensayos clínicos de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford, la OMS indicó que estos eventos no son inusuales y que lo más importante es la seguridad.