Mediante un comunicado, la compañía farmacéutica manifestó que decidieron suspender las pruebas en humanos de la etapa tres debido a que se encontraron algunos efectos secundarios en uno de los voluntarios, indicó el informativo estadounidense.

La empresa, citada por el portal de noticias, también expresó en el documento que el objetivo principal de esta pausa es revisar todos los datos sobre la seguridad y efectividad de la vacuna para neutralizar el virus.

“Esta es una acción de rutina que debe suceder siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable. Estamos trabajando para acelerar la revisión de este único evento para minimizar cualquier potencial impacto en los objetivos temporales de la prueba”, agregó AstraZeneca.

Aunque la compañía no detalló cuáles fueron las reacciones secundarias del paciente, el informativo estadounidense aseguró que este efecto también se habría presentado en algunos ensayos clínicos de otras farmacéuticas.

Stat News, portal especializado en temas de salud, finalmente indicó que estas suspensiones son comunes en este tipo de ensayos, sobre todo en la fase tres, ya que se testean a miles de personas.

La vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la Universidad de Oxford es una de las nueve que se encuentra actualmente en la última fase de las investigaciones. Además, está siendo probada en varios países del mundo, como Brasil, India y Sudáfrica.