“Difícil, pero histórica”, así calificó el presidente Xi Jinping la victoria de China frente a la pandemia del coronavirus luego de que apareciera por primera vez el brote en diciembre pasado en su territorio.

“Hemos librado una gran batalla que resultó ser abrumadora para todos. Ahora, estamos a la vanguardia mundial en términos de recuperación económica y de lucha contra el COVID-19”, afirmó el mandatario.

Aunque varios países siguen afirmando que ocultaron datos importantes sobre el origen del virus, Xi enfatizó que China informó del brote a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la mayor brevedad posible.

Zhong Nanshan, máximo experto en medicina respiratoria de ese país, también aseguró durante la ceremonia conmemorativa que el gigante asiático controló y derrotó al coronavirus en una batalla durísima, que costó miles de vidas.

“Hemos derrotado el actual brote”, proclamó Nanshan, quien aseveró que, sin embargo, no se debe bajar la guardia. Asimismo, abogó por la cooperación médica internacional y recalcó la necesidad de una mayor contribución por parte de China a la salud mundial.

La Comisión Nacional de Sanidad, por su parte, confirmó que los 175 casos activos de COVID-19 que actualmente tiene registrados ese país son en su totalidad importados, ya que hace 23 días no reportan contagios locales.