La historia nos enseña que los brotes y las pandemias son una realidad. Pero cuando llegue la próxima pandemia, el mundo debe estar preparado, más preparado que esta vez”, dijo Ghebreyesus, citado por la agencia Reuters, al asegurar que la del COVID-19 no será la última pandemia.

De acuerdo con los informes más recientes alrededor de 27,1 millones de personas se han infectado de coronavirus en todo el mundo y unas 888.000 han muerto, desde que se identificaron los primeros casos en China en diciembre de 2019.

Ghebreyesus , además, aseguró que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no avalará ninguna vacuna experimental sin que haya un convencimiento total de que es segura y eficaz para prevenir la COVID-19.

“Le aseguró al mundo que la OMS solo dará su respaldo a una vacuna segura y eficaz”, agregó su director general.

La ansiedad alrededor de las investigaciones que se realizan para encontrar una vacuna para la COVID-19 va en aumento ante la imposibilidad de frenar la pandemia de coronavirus.

Por un lado muchas esperanzas están puestas en el desarrollo de una o más vacunas, pero estas conviven con un movimiento antivacunas que ahora está centrado en generar miedo y confusión en torno a este medio de inmunización.

Tedros recordó que las vacunas han ayudado a erradicar en las últimas décadas enfermedades que causaban millones de muertes, como la viruela, y contenido de forma muy efectiva otras que afectan sobre todo a los niños, como el sarampión y la poliomielitis (a punto también de ser erradicada).