Un proyecto de ley en este sentido fue presentado este lunes ante el consejo municipal de esa localidad, cerca de Yokohama. La decisión se tomará a fines de junio.

Si la medida fuera adoptada, “será la primera prohibición de este tipo en Japón”, asegura Masaaki Yasumi, un miembro de la administración local.

En esta localidad cercana a Tokio y muy densamente poblada “el número de personas que usa celulares de última tecnología se ha disparado, y con ello el número de accidentes”, subraya Yasumi. “Es lo que queremos evitar”, agregó.

Sin embargo, el futuro reglamento no prevé sanciones contra aquellos que no puedan despegar la mirada de sus teléfonos inteligentes, sino una campaña de información para que se respete la prohibición.

Esperamos que la prohibición conducirá a cada cual a tomar conciencia de los peligros”, explica Yasumi.

En 2014, un estudio realizado por el operador de móviles nipón NTT DoComo estimó que el campo de visión de un peatón absorto en su pantalla se reduce en un 95 % respecto a una visión normal.

El grupo realizó una simulación por ordenador para ver qué ocurriría si 1.500 personas atraviesan  el cruce siempre repleto de gente de Shibuya, en el corazón de Tokio, mientras miran sus teléfonos.

Los resultados mostraron que dos terceras partes de esos peatones habrían sufrido incidentes, con 446 colisiones, 103 personas golpeadas y 21 ‘smartphones’ rotos.