Antonio Barra, presidente de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil, confirmó este miércoles en rueda de prensa que por el momento las pruebas en humanos del antídoto británico contra el coronavirus “continurán” en el país.

“Los datos relacionados con la investigación realizada por el Comité Internacional de Evaluación de Seguridad fueron compartidos con la Agencia. Con base en los compromisos, el comité sugiere que los ensayos clínicos deben seguir”, puntualizó el funcionario.

Aunque no reveló la identidad y no entregó mayores detalles, Barra le mandó un mensaje de pésame a la familia del voluntario, un profesional de la salud de 28 años que residía en Río de Janeiro.

La Anvisa, por otro lado, enfatizó en un comunicado de prensa que todavía no se han especificado las verdaderas causas del deceso. Además, precisó que no se sabe si el médico recibió la vacuna o el placebo.

“Según los reglamentos nacionales e internacionales de las Buenas Prácticas Clínicas, los datos sobre los voluntarios de pesquisas clínicas deben ser mantenidos en secreto, en conformidad con los principios de confidencialidad, dignidad humana y protección de los participantes”, concluyó.

La vacuna de Oxford, que estaría disponible para finales de este año, está siendo probada en Brasil desde junio pasado. La Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp), que coordina los ensayos, no se ha manifestado hasta el momento.