De acuerdo con la Policía Civil, la sospechosa llamó previamente a una de las sucursales del Banco do Brasil y afirmó que había perdido la contraseña de la cuenta corriente de su supuesta pareja (un anciano de 92 años), informó O Globo.

El impreso, igualmente, señaló que la operadora le dijo a la mujer que para realizar ese tipo de trámites era necesario que el hombre se acercará presencialmente a la entidad, como medida de seguridad.

Debido a esta petición, decidió llevar al anciano hasta la sucursal más cercana e intentó cobrar su pensión lo más rápido posible. Sin embargo, los trabajadores del banco notaron algo raro y llamaron a las autoridades, agregó este mismo medio.

José Henrique Ventura, director del Departamento de Policía Judicial de Sao Paulo (Brasil), manifestó en el rotativo que los resultados de la autopsia arrojaron que el adulto mayor llevaba 12 horas muerto cuando fue trasladado a la entidad financiera.

“La mujer afirmó que fue su compañera sentimental durante varios años, pero no tenía la respectiva autorización para mover o alterar el dinero que había en su cuenta”, puntualizó Ventura.

El oficial, por último, indicó en O Globo que la sospechosa será investigada por fraude. “Intentaremos entender cuál era su verdadera intención y para que necesitaba toda esa plata”, concluyó.