Tras ser adelantada la noticia por medios locales, Pete Buttigieg fue confirmado para el cargo este martes por la noche por el equipo de Joe Biden. “Confío en que Pete hará este trabajo con enfoque, moralidad y una visión audaz”, sostuvo el presidente electo en un comunicado.

Es el segundo exrival de las primarias demócratas que Biden decide integrar a su equipo de gobierno, después de elegir a Kamala Harris, una mujer negra, para integrar su fórmula como candidata a la vicepresidencia.

Buttigieg, de 38 años, fue una revelación en la campaña electoral, pasando de ser el alcalde de South Bend —una pequeña localidad de Indiana— a una sensación mediática a nivel nacional, pese a que su campaña perdió fuelle y se retiró antes del ‘Supermartes’ para dejar el camino libre a Biden.

Conocido como “el alcalde Pete”, impactó en la campaña con su perfil de alumno aventajado que combina sus credenciales de veterano de la Guerra de Afganistán con un estilo rompedor, que lo llevó a presentarse abiertamente como homosexual al entrar en la política, tras haber mantenido su orientación en secreto durante su etapa militar.

La designación de Buttigieg fue destacada por la organización Victory Institute, que milita para que los grupos de LGBT tengan mayores cuotas de representación, que destaca que será la primera de ese colectivo diverso que estará en un puesto de alto rango en el Ejecutivo.

“La nominación de Pete es un hito en la lucha de décadas para asegurar que la población LGBT sea representada en nuestro gobierno y su impacto va a reverberar mucho más allá del departamento que va a liderar”, indicó la organización.

Al recibir el apoyo de Buttigieg, Biden dijo emocionado que le recordaba a su fallecido hijo Beau, destacando que para él este era el elogio más grande que podía dedicarle a alguien.

El exalcalde también es una de las pocas personalidades que no fue miembro del equipo del expresidente Barack Obama, cuando Biden fue vicepresidente, de 2009 a 2017.