“Seguimos recibiendo noticias alentadoras sobre las vacunas y seguimos siendo prudentemente optimistas respecto a la posibilidad de que nuevas herramientas empiecen a llegar en los próximos meses”, aseguró Ghebreyesus, tras el anuncio de que la vacuna del coronavirus de la farmacéutica estadounidense Moderna tiene una eficacia de casi el 95 %.

“Pero ahora no es el momento de la complacencia”, advirtió el responsable de esta agencia de la ONU, quien esta misma mañana ya había dicho que las vacunas no bastarán para derrotar la pandemia.

Ghebreyesus también expresó su “gran preocupación por el aumento del número de casos en algunos países”, refiriéndose sobre todo a Europa y América, donde “los trabajadores sanitarios y los sistemas de salud están al límite” por contagios de COVID-19.

“Ha llegado el momento de invertir en los sistemas que permitirán evitar nuevas oleadas del virus”, añadió.

El director general de la OMS realizó estas declaraciones en el día de su vuelta a la sede de esta institución en Ginebra, tras haber pasado 15 días aislado después de haber estado en contacto con una persona que dio positivo para COVID-19.