Ocurrió el 24 de mayo de 1988, en desarrollo de la Copa Sir Stanley Rous, torneo amistoso al que fue invitada la Selección Colombia tras el buen fútbol exhibido durante la Copa América de 1987, en la que alcanzó el tercer puesto.

En ese partido, Inglaterra se fue arriba en el marcador gracias a su goleador Gary Lineker; pero en el segundo tiempo se hizo justicia al buen juego exhibido por el equipo de Francisco Maturana con el gol de Andrés Escobar, de golpe de cabeza.

Este 2 de julio, un día antes de que Colombia dispute ante Inglaterra un cupo a los octavos de final de Rusia 2018, se cumplen 24 años del crimen del jugador que pagó con su vida el haber convertido un autogol que fue gran cuota en la eliminación colombiana del Mundial de Estados Unidos 1994.

El artículo continúa abajo

Recientemente, Hernán Darío Gómez, actual DT de la Selección Panamá, y asistente por esa época de Francisco Maturana en la Selección Colombia, recuerda como sufrió el asesinato de su jugador.

Aún se recuerdan las últimas palabras escritas por el jugador en la columna escrita para el diario El Tiempo tras el mal resultado deportivo: Hasta pronto, porque la vida no termina aquí”. Y como dice la web del Gol Caracol, “efectivamente, el recuerdo de Andrés Escobar sigue vivo”.