Luego de que saliera a la luz la conversación que sostuvo la pareja con la periodista, muchos pensaron que había sido la monarca británica quien estaba inquieta por el color de piel que tendría el hijo de Meghan y Harry, por lo que Oprah tuvo que aclarar.

(Vea también: ¿Qué pasaría si muere el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II?)

Reina Isabel II y su esposo no fueron racistas con el hijo de Meghan Markle y el príncipe Harry

Oprah Winfrey, a quien le pagaron una fortuna por el espacio, aseguró que la soberana y Felipe de Edimburgo, quien está hospitalizado desde mediados de febrero, no fueron quienes expresaron su preocupación sobre a quién se parecería el pequeño Archie Harrison, primogénito de los duques.

Los enamorados, que viven en Estados Unidos desde 2020, dijeron en la entrevista que la familia británica estuvo alerta, pues el pequeño podría tener rasgos de Meghan, actriz afroestadounidense, pues fue la primera persona mestiza en formar parte de la corona.

Aunque Harry no quiso decir los nombres de las personas que expresaron la preocupación, él sí quiso evitar mal entendidos y explicó a Winfrey que ninguno de sus abuelos estuvo involucrado en el acto racista.

Familia británica, en el ojo del huracán por declaraciones de Meghan Markle y el príncipe Harry

El tema de racismo no fue el único que afectó la imagen de la corona británica, pues la actriz confesó que la presión ejercida por su familia política la llevó a pensar en el suicidio; incluso, expresó su sentir y no obtuvo ayuda.

Cabe mencionar que dentro de la misma charla la duquesa también comentó que la monarquía británica desató una campaña de desprestigio en su contra, todo esto afectó su salud mental.