“Estoy muchísimo mejor, muy contenta”, aseguró la famosa, y envió un mensaje de que “hay que mantener el ánimo, la fe y la esperanza”. “Son tiempos difíciles y hay mucha incertidumbre y ansiedad. Hay que orar mucho, conectarse con Dios, el universo o con quien usted crea que está allá arriba en una oración, digamos de humanidad, para sanar el mundo, para agradecer, y para pedir por esas personas que están falleciendo solas y por las familias que no pueden despedir a sus seres queridos”, agregó.

Más adelante, también empezó a contar lo que a ella le ha tocado vivir, en cuanto a síntomas, tras contagiarse con el coronavirus en España, donde reside, pues varios de sus seguidores le han pedido recomendaciones. Sin embargo, antes de su relato fue clara en decirles que no podía darles una específica, pero sí contarles su experiencia.

Lo primero que reiteró Alexandra es que su sintomatología por el COVID-19 comenzó con una gripa, dolor de garganta y de cabeza, por lo que lo primero que hizo fue recurrir a un remedio casero: agua de panela con limón.

Luego, ya señaló que tuvo una dificultad respiratoria e insistió con una solución casera, pero después descubrió que, al parecer, había cometido un error al recurrir a unos vahos. “Eso no se debe hacer. Estuve investigando y parece ser que la humedad no ayuda mucho a que el virus se vaya y, al contrario, lo complica”; explicó.

También habló de qué hacer en casos de fatiga y ataques de pánico, de la desinfección, entre otras cosas, pero sobre todo pidió a la gente no ir porque sí a los centros médicos, sino solo en casos de verdad necesarios, por ejemplo, cuando el problema respiratorio ya es muy complicado.

Aquí dejamos la grabación de la actriz, subida en su Instagram este jueves, dando un parte positivo sobre su evolución tras contagiarse con COVID-19 y hablando de su experiencia, más no que a todos los contagiados les pueda pasar igual y funcionar lo mismo que a ella.