La postura de está contenida en el editorial del periódico que circula este domingo.

“Aparte de que sus posturas chocan y en algunos casos entran en contradicción con los preceptos de la democracia liberal que defiende El Tiempo, es imposible olvidar la pésima calidad de su gestión al frente de la Alcaldía de Bogotá. Lejos de resolver los problemas de la urbe, el representante de la Colombia Humana los exacerbó, apelando a una retórica incendiaria y haciendo apología de la lucha de clases”, dice El Tiempo sobre Gustavo Petro.

El periódico recalca también, sin utilizar la palabra, su propensión al autoritarismo: “Está probado que Petro es un mal administrador que utiliza la división para imponer sus puntos de vista”.

El Tiempo reitera que ha apoyado el proceso de paz, y le dice a Duque que sería inconveniente gastar energías en revivir la polémica del plebiscito por la paz de 2016, cuando las prioridades son otras, como la lucha contra la corrupción, la salud, la seguridad ciudadana, e incluso la lucha contra la desigualdad, crítica válida a la sociedad que le reconoce a Petro, y que invita a no menospreciar.

“Entender que los colombianos no quieren más de lo mismo y actuar para solucionar los pendientes es un imperativo para el próximo presidente”, dice El Tiempo.

El artículo continúa abajo

Basado en el hecho de que Duque no ha atacado a sus adversarios durante la campaña, El Tiempo cree es el candidato que puede construir consensos, tender puentes y enterrar odios, para acabar con la polarización.