El nuevo ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, en sus primeras intervenciones después de ser nombrado por el presidente Iván Duque en remplazo de Alberto Carrasquilla, mostró un estilo diferente al de su antecesor, que renunció este lunes luego de que el Gobierno decidiera retirar el proyecto de reforma tributaria del Congreso.

Esa iniciativa, que buscaba recaudar unos 23 billones de pesos, fue uno de los detonantes del paro nacional del 28 de abril, una protesta que, hasta este lunes por la tarde, dejaba 19 personas muertas y otras 800 heridas. Pese al retiro de la reforma tributaria y a la renuncia de Carrasquilla, los organizadores de las protestas convocaron a seguir en las manifestaciones y el paro tomó otra dimensión con el bloqueo de vías en el país, lo que tiene a las grandes ciudades al borde del desabastecimiento.

En ese agitado contexto, Restrepo decidió subirse a controlar ese potro desbocado, y para intentar volver las cosas a su curso normal, empezó por apelar a un discurso conciliador, algo que no tuvo su antecesor, que se caracterizó por evadir a los medios y por no haber discutido su reforma con otros sectores ni partidos políticos.

“En este momento se necesita una gran dosis de grandeza, y esa grandeza significa abrir espacios de diálogo constructivo con distintos actores de la sociedad. Yo voy a ponerme en la tarea de liderara esos encuentros”, dijo Restrepo en Caracol Radio.

Precisó que esos encuentros “hay que hacerlos con los partidos políticos y con los líderes políticos. Hay que hacerlos también con los empresarios y también con los actores sociales, con los sindicatos, con los jóvenes, con las entidades territoriales y con actores representativos de las finanzas públicas del país”, agregó el nuevo ministro en la emisora.

El tono y el estilo de Restrepo buscan desactivar las tensiones que estremecen hoy al país, y lo que falta es ver cómo materializa las buenas intenciones manifestadas en sus declaraciones iniciales.

De lo que se trata el nuevo diálogo que propone Restrepo es de “recoger ideas e iniciativas para que, construyendo a partir de ellas, con ese sentido de grandeza, trabajemos en algo que es fundamental como país: primero, acompañar a los más vulnerables, y segundo, una gran dosis de responsabilidad fiscal. Con esa dosis de entender la situación que están viviendo los más vulnerables y simultáneamente con esa dosis de responsabilidad fiscal vamos a trabajar este nuevo escenario de reforma”.

Sobre este nuevo escenario, Restrepo subrayó que es “muy importante entender” que la primera prioridad “tiene que ser identificar a aquellos que se han visto afectados como resultado de la pandemia, los más vulnerables, y los más vulnerables son los jóvenes que no tienen, algunos, oportunidades de trabajo”.

“En esta nueva reforma hay que buscar caminos para que esos jóvenes se inserten en el mercado laboral, lo mismo las mujeres. Y, en segundo lugar, son vulnerables también las empresas que han sufrido por el impacto de la pandemia: las micro y pequeñas empresas, y para ellas hay que buscar un camino de apoyo. Son vulnerables aquellos que viven en la informalidad”, agregó el funcionario, tratando de abarcar en su declaración un amplio espectro de la población.