Una de los primeros clavos que empezaron a sellar el ataúd de la fallida reforma tributaria que presentó el exministro de Hacienda Alberto Carrasquilla al Congreso fue su desconocimiento del precio de un elemento básico de la canasta familiar: los huevos.

En una entrevista con Vicky Dávila, ni el ministro ni la periodista pudieron dar con el precio real sobre el valor que tiene en Colombia una docena de huevos en una tienda común y corriente. Se enredaron, pero el país quedó sorprendido con el desconocimiento del ministro de Hacienda de temas que hacen parte del día a día de los colombianos.

Que el ministro de Hacienda de Colombia no supiera ese dato, precisamente en momentos en que el país estaba debatiendo sobre la reforma tributaria que él iba a presentar, y que pretendía gravar, entre otros, artículos de la canasta familiar, le dio un mazazo a la imagen de Carrasquilla, afectada ya por su estilo de hablar poco en medios y con otros sectores de la sociedad.

Después de la entrevista con Dávila, la tormenta de críticas, burlas e interrogantes sobre la conexión de Carrasquilla con la ciudadanía fue muy fuerte y agudizó el rechazo popular a la iniciativa que finalmente ordenó retirar del Congreso el presidente Iván Duque el domingo pasado.

Este martes, después de que Carrasquilla presentara su renuncia, el presidente Duque nombró en su remplazo al ministro de Industria y Comercio, José Manuel Restrepo. Como era de esperarse, el funcionario fue asediado por los medios de comunicación para que dijera cuál sería su estrategia, y su respuesta fue siempre que iba a hablar con todo el mundo.

Pero entre las muchas preguntas que se le hicieron, hubo una que llamó la atención porque hizo referencia al tema de los huevos. La respuesta de Restrepo, como su estilo, fue diametralmente opuesta a la de Carrasquilla.

“Yo afortunadamente acompaño a mi señora al mercado”, advirtió Restrepo en Caracol Radio, y después hizo gala de conocer al dedillo ese tema.

Los huevos hay de distintos tipos: los hay A, AA y AAA; los hay café y los hay también blancos. Así que, el precio del huevo depende de donde lo compre y más o menos de la calidad del mismo”, explicó Restrepo en una introducción a su respuesta que hizo temer a muchos que tampoco sabía el precio de los docensa huevos.

Pero después remató con el dato: “Aproximadamente el orden de cada huevito de unos 600 o 700 pesos”.