Esto se da porque en algunos establecimientos que expenden ese producto el pan vale 300 pesos, mientras que en otros permanece en 200, señaló Noticias Caracol, medio que añadió que las protestas se dieron en Usme y Bosa (sur de la ciudad), y Suba (noroccidente de la capital).

“En este momento estoy pensando en mi clientela, no estoy pensando en mí”, dijo Bibiana Valencia al noticiero. La mujer continúa vendiendo el pan a 200 pesos en su local, agregando que lo hace por pensar en las familias que no podrían pagar un valor mayor.

Alicia Cuadros, que busca que el precio del pan sea a 300 en las panaderías, dijo al informativo que entiende los problemas de las familias pero señaló que las alzas en los precios de productos de elaboración de este producto, el pago de arriendos, servicios y el salario de los empleados, hace que esta sea una medida necesaria.

La manifestación se presentó de manera pacífica. Inclusive, los manifestantes (de ambos bandos) expresaron sus ideas en el mismo lugar; al menos en el sector de Usme en donde se grabó la nota periodística.

Si bien los precios de la harina (una materia prima fundamental para la elaboración del pan) han disminuido en un 15 %, expertos dijeron que el precio del dólar y factores externos al mantenimiento de los establecimientos también pueden hacer que el precio de este producto tenga que aumentar, señaló Portafolio.