Avianca Brasil, que opera de manera independiente de Avianca Holdings, tuvo que declararse en banca rota y hasta que no compruebe que sus vuelos pueden operar bajo condiciones seguras, no podrá prestar atención a los usuarios, indicó El Espectador.

Este problema ha afectado a los usuarios que han llegado hasta Brasil y se quieren movilizar dentro de ese territorio, entre otras cosas, para asistir a los partidos de la Copa América, que inicia este viernes, informó el diario.

Varios colombianos resultaron afectados, dijo el periódico, porque no pudieron viajar a Salvador de Bahía, donde se jugará el partido entre la ‘tricolor’ y Argentina, y tuvieron que comprar nuevos tiquetes, pagando hasta 600 dólares, casi 2 millones de pesos, cada uno.

“Éramos por lo menos 25 personas provenientes de Colombia las que estábamos reclamando. Nos dijeron que los vuelos estaban cancelados, que no iban a responder por nada y que no nos iban a devolver la plata; no hubo forma de que le solucionaran a la gente. También sabemos de muchas personas que aún no han viajado y ya están buscando que les hagan reintegro”, fue uno de los testimonios, según El Espectador.

Si bien la Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac) ordenó a Avianca Brasil responderles a los usuarios, Avianca Holdings le dijo al diario que solo le responderá a los viajeros que “compraron el tiquete a través de Avianca Holdings y que tengan conexiones o algunos tramos domésticos operados por Avianca Brasil (código compartido), por el hecho de haber hecho la transacción con la compañía”, manifestó el medio.

Esto, porque es la aerolínea OceanAir la que utiliza comercialmente el nombre de Avianca Brasil desde 2009, luego de un acuerdo con ese consorcio aerocomercial y una licencia de uso de marca, de acuerdo con La República.