Desde que este negocio inició se ubicó en la esquina nororiental de la plaza de mercado del 12 de Octubre (Carrera 51 #72-13). Sin embargo, por normas sanitarias, este y otros establecimientos deberán trasladar su espacio porque un comercio de comidas no puede dar hacia la calle, explicó El Tiempo.

Por lo anterior, Doña Segunda deberá ubicarse en el interior de la plaza de mercado, específicamente, en uno de los espacios de la plazoleta de comidas, detalló el diario.

De lo contrario, el establecimiento deberá cambiar su actividad o salir de las instalaciones de la plaza de mercado hacia otro sitio porque también causa invasión del espacio público (por la gran cantidad de personas que hacen fila en los andenes) y cuellos de botella en la intersección, añadió el medio.

“Además de entorpecer el paso de peatones, del lío vial por la cantidad de automotores que llegan a estacionarse en los alrededores y de los nudos que forman para pasar, otro de los problemas es que se obstaculizan las salidas de emergencia, según el Ipes”, dijo El Tiempo.

A pesar de que este negocio tiene un comedero de tres pisos y 80 mesas más en la esquina de la calle del frente, la exquisitez de sus comidas no dan abasto para tantas personas que visitan el lugar y que deben hacer largas filas y esperar para poder saborear todas sus delicias.