“Por más escandalosos que sean los videos de ‘Iván Márquez’ y sus secuaces, la verdad de a puño es que lo más peligroso para los colombianos en este instante es que el desempleo se siga trepando”, advierte Ochoa en el diario, al recordar que entre junio y julio pasados casi 500.000 colombianos que se quedaron sin trabajo.

Para ella, que el anuncio del rearme de ‘Márquez’ y compañía tenga más despliegue mediático que los 2,7 millones de desempleados que hay en Colombia, solo demuestra tres cosas: (i) “Que los medios tenemos el foco completamente errado, (ii) que estamos obsesionados con una pelea caduca que no conduce a ningún lado y (iii) que nuestros líderes prefieren pelear entre ellos antes que atender los verdaderos problemas de los colombianos”.

Y da tres razones por las que el desempleo debería consternar más que la amenaza que pueda representar ‘Márquez’:

1) “Porque tiene a millones de personas con la soga al cuello en materia de ingresos y viviendo al fiado en la gran mayoría de casos”.

2) “Porque se sigue ensañando una y otra vez contra los jóvenes y mujeres, dos grupos que eternamente se dan de bruces contra el muro indestructible del trabajo para los machos mayores de 28 años”.

3) “Porque ahora, también, golpea duramente a los ciudadanos que vivían hace un año en Venezuela, entre quienes el desempleo ronda casi el 20 [por] ciento; una cifra que prácticamente dobla la del resto de ciudadanos”.

Todo, agrega Ochoa, en medio de una panorama mundial marcado por la guerra comercial entre EE.UU. y China, “la recesión actual en 14 países […], la probable estampida de México y Brasil, el megadespelote en Argentina y un dólar que podría pasar de los 3.500 pesos en un abrir y cerrar de ojos”.

Además, advierte que si Colombia se queda sin petróleo, “una quinta parte del Estado […] tendría que ser recortado de un plumazo”. Por todo lo anterior se pregunta: “¿En serio nos vamos a reventar los sesos por ‘Iván Márquez’ y su combo de viejos y corruptos renegados?”.