El documento revelado este jueves indica que las mujeres casadas ganan 15,8 % menos que los hombres casados, mensualmente, pese a que ellas ganan 2,2 % más, por hora laboral.

La brecha, explicó Juan Daniel Oviedo, director del Dane, “se comporta en medida en que aumenta la cantidad de hijos al interior del hogar”; por eso, dice el informe, la diferencia “en contra de las mujeres para las personas sin hijos/as (7,0%) es el doble que para las personas con hijas/os (14,0 %)”.

Oviedo también señaló que la brecha salarial entre los hombres y mujeres se debe a que ellos trabajan 9 horas en el mercado laboral, y solo 3 en el trabajo doméstico y cuidado no remunerado, mientras que ellas trabajan 7 horas con remuneración y otras 7 sin salario (en el hogar).

Es decir, en total, los hombres trabajan 12 horas en promedio, mientras que las mujeres lo hacen 14 horas.

Esa diferencia no la sufren las solteras, que, de acuerdo con el Dane, ganan un 8,4 % más que los solteros, mensualmente, y 15,4 % más, por hora.

La brecha salarial se acentúa mucho más contra mujeres rurales, en especial si son indígenas o sin educación, agregó la entidad.

“No puede ser que, desde el punto probabilístico, tengamos la suerte que las mujeres sean más en países como Colombia, y que por el simple hecho de ser mujeres tengan obstáculos para la toma de decisiones a lo largo de su curso de vida”, concluyó el funcionario en CM&.