Con esto, el Gobierno abre un cupo de pesca para el 2020 y que las aletas de diferentes especies de tiburón sean utilizadas con fines de negocio.

Según Blu Radio, en la Resolución quedó claro que dicha decisión se tomó en una reunión sostenida con el Comité Ejecutivo para la Pesca, en la que se definieron las cuotas de pesca. Todo se basó en “la información técnica presentada por la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, la Secretaría de Agricultura de San Andrés y el Invemar”, cita ese mismo medio.

RCN Radio, por su parte, destaca que en el documento queda claro que la pesca será de tipo artesanal y que la principal especie es Carcharhinus Falciformis, conocido como el tiburón sedoso.

Tras conocerse los alcances del aval se desató la polémica en el país. Para la bióloga y directora de la fundación Malpelo, Sandra Bessudo, esta decisión es “inadmisible”.

“Inadmisible el nuevo decreto de MinAgricultura frente a los porcentajes permitidos de pesca de tiburones y aletas en Colombia”, sostuvo la experta en su cuenta de Twitter.

Así mismo, Bessudo le dijo a La W que esto preocupa porque se está dando una cuota global de tiburones de 125 toneladas, y se está incluyendo el tema de las aletas.

“Están hablando de cuotas globales, de unas especies de tiburones que están amenazadas, por lo que no se debería permitir, por ninguna circunstancia, la pesca de tiburón”, alertó la bióloga.

Aclaró que la pesca artesanal se realiza cerca de la Costa y ahí están los tiburones juveniles y los bebés de tiburones, es decir, no les permitiría reproducirse.

Según Bessudo, la decisión del Gobierno abre un boquete para que se permita la exportación de aletas de tiburón al mercado asiático. “Considero que es un retroceso y deberíamos como país abrir los ojos y revisar qué estamos pescando”, sentenció.