Además de cubrir todos los gastos por mes que acarrea el estado de embarazo, que según Symplifica ascienden hasta los tres millones de pesos mensuales en atención por parte de médicos particulares, el empleador también deberá pagar hasta 10 millones de pesos por la licencia de maternidad y el propio parto.

Por otra parte, el Ministerio de Trabajo podrá imponer sanciones de hasta 415 millones de pesos “dependiendo de factores como mala fe”, aseguró la firma.

Por ello existen herramientas digitales de afiliación y trámites para evitar este tipo de inconvenientes que le ayudan al empleador a cumplir con su responsabilidad contractual con las trabajadoras domésticas.

En esta plataforma, la trabajadora y su jefe podrán conocer cuáles son los requisitos que necesitan para formalizar su contrato laboral en materia de Seguridad Social.

Por medio de esta herramienta, 10.000 empleadas del hogar lograron su formalización laboral.

Finalmente, Symplifica recordó que si el jefe inmediato pretende afiliar al sistema de salud a su empleada después de conocer su estado de embarazo, “puede tener inconvenientes por el incumplimiento de las condiciones que impone la EPS”.

“De acuerdo a sus políticas, el periodo de embarazo se cotiza de manera completa, por lo que habría problemas con el recobro de la incapacidad y el empleador terminaría asumiendo pagos adicionales”, concluyó la entidad.