Fijarse un presupuesto y hacer las compras de estos elementos con anticipación servirá para que pueda mirar y comparar más cómodamente la calidad y los precios antes de que suban, ya que la mayoría de padres dejan todo para última hora y tienen que atenerse a la disparada de los costos, recomendó Noticias Caracol.

Aunque muchos niños desean con ansias tener los colores más caros o las marcas de cuadernos más reconocidas, muchas veces esto no significa más calidad; por eso también es necesario que los padres y madres se tomen la tarea de detenerse para revisar y comparar los productos, aconsejó el noticiero.

Hacer equipo con otros padres de familia, según sugirió el noticiero, también es una buena opción para que todos ahorren, ya que comprando al por mayor, los útiles bajarán de precio.

Por último y no menos importante para aliviar un poco el bolsillo en la temporada que se avecina, es comprar algunos útiles escolares usados en lugares especializados, como libros, textos y literatura de segunda mano; allí los encontrará en buen estado y a un precio mucho menor, indicó el medio.