A través de Twitter, Christian Daes, el COO de la reconocida empresa de vidrio barranquillera, publicó una muestra de lo que él llamó “otro producto de exportación”, y no de forma ligera, pues asegura que ya tiene varios pedidos en Estados Unidos.

Las tres fotografías que subió el empresario muestran una mesa con vidrios que cubren la altura que ocuparía una persona sentada, para poder compartir un comedor con sus pares en una compañía, un colegio o hasta un restaurante.

Esas barreras cumplirían con la función de bloquear los microfluidos que pueda expulsar un individuo al hablar, y que podrían contener el coronavirus. 

El diseño, sin embargo, tendría que estar apoyado de estrictas prácticas de higiene y desinfección después del uso de cada persona, pues el COVID-19 podría vivir en la superficie por horas o días.

Este tipo de barreras ya se está utilizando en otros espacios, como las cajas de supermercados, para garantizar la seguridad de los empleados.