La iniciativa surgió después del éxito que tuvieron los papicultores en la ‘papatón’ en la que pudieron vender su producto a un precio más alto del que se lo compran los intermediarios.

En ese sentido, el mandatario departamental dijo durante un recorrido por el municipio de Villapinzón que los agricultores de Cundinamarca enviarán sus productos a los afectados por el huracán Iota.

Para ayudar a la iniciativa, la Gobernación será la que asuma el costo de la papa y, además, gestionará su transporte hasta San Andrés y Providencia.

Citado por El Espectador, García dijo que habló con el gobernador de San Andrés para coordinar las ayudas que llegarán desde Cundinamarca.

Y es que, según el diario, la ‘papatón’ tuvo tal éxito que los papicultores afectados por la caída en las ventas durante la pandemia, vendieron 2.073 toneladas de papa.

Esta cifra les dio un impulso para unirse y ayudar a los 65.000 habitantes de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina que se vieron tan crudamente afectadas por Iota.